Los pagos digitales siguen ganando protagonismo en China y parecen marcar el futuro del dinero.