Maia ya está causando furor entre las jugadoras y aficionados presentes en Auckland.